Orzuelo

Cómo estimular el cerebro infantil

Cuando nacemos, aunque más pequeños, todos nuestros órganos estás desarrollados completamente, excepto uno. El cerebro, durante los primeros años de vida, establece conexiones en función de las experiencias vividas.

Estimular estas experiencias es clave para un buen desarrollo cognitivo. Sin embargo, adaptar los estímulos a su etapa de desarrollo es clave. Estos son algunos consejos para estimular el cerebro infantil:

Antes de nacer

Nuestros hábitos durante el embarazo afectan, positiva o negativamente, en el desarrollo del cerebro de nuestro hijo. Alguno de los aspectos que influyen en la formación del cerebro del bebé son:

  • Nutrición: una dieta saludable y equilibrada puede afectar en el desarrollo del cerebro de nuestro hijo. Los nutrientes que más influyen son los ácidos grasos esenciales, el hierro y el ácido fólico.
  • Ejercicio físico moderado: siempre que no pongan en peligro la salud de nuestro bebé, el ejercicio durante la gestación mejora el desarrollo cerebral del feto, además de reducir el riesgo de obesidad infantil.
  • Vigila la tensión: los niveles altos de estrés afectan en el desarrollo intelectual, en concreto en las estructuras cerebrales relacionadas con el lenguaje y las habilidades sociales.
  • Habla con tu bebé: está demostrado que los bebés reconocen la voz de sus padres, así que háblale, juega con él a medida que empiezas a notar sus pataditas y, por qué no, ponle tu canción favorita.

Cómo estimular el cerebro infantil

loading...

Primeros años de vida

Todo niño nace con capacidad para aprender pero, ¿cómo estimular el aprendizaje temprano?

  • Habla con él: cuanto más escuche el lenguaje, más fácil le resultará aprenderlo. Por este motivo, trata de contarle tu día a día o tus pensamientos. El número de palabras, la variedad y la complejidad de las mismas y el tono utilizado pueden suponer un aumento del coeficiente intelectual de tu hijo en 1,5 puntos al llegar a los 3 años. Y recuerda: cuando hables, señálale el objeto al que te refieras.
  • Hazle carantoñas: los bebés reconocen expresiones faciales con 3 meses así que hacerles caritas graciosas o carantoñas puede ayudarles a desarrollar su cerebro.
  • Deja que se mueva: siempre bajo vigilancia, pero deja que tu peque descubra “el mundo que le rodea”. Además de los beneficios de los estímulos externos, tu hijo controlará mejor el espacio, mejorando su inteligencia espacial.
  • Usa juguetes educativos: siempre adaptados a su edad, para que el estímulo se corresponda a su etapa de desarrollo. En los primeros años, los sonajeros y otros estímulos sensoriales son los más recomendados. Aumenta la complejidad de los juegos y utilízalos para fomentar áreas educativas en las que tengan más dificultades, como el abaco soroban de Minigenios.com para las matemáticas, por ejemplo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *