¿Que es? Delirium o síndrome confusional

Es un trastorno mental orgánico definido como un síndrome neuropsiquiátrico complejo dentro de la psiquiatría y el resto de las especialidades médicas, Es difícil reconocer ya que se puede presentar en individuos de diferentes edades con enfermedades subyacentes complejas.

El delirium es producto de una alteración a nivel cerebral donde una disfunción reversible y transitoria; en la mayoría de los casos, esta es producida a causa de una descompensación o como consecuencia de otras enfermedades donde destacan las intoxicaciones o la abstinencia a sustancias, incluyendo pacientes con alteraciones quirúrgicas o medicas sin importar que tan mínimo sean sus factores de riesgo para la enfermedad.

Fisiológicamente no se ha establecido como funciona esta alteración, pero muchos han hablado sobre una posible causa y esta sea una encefalopatía de tipo toxico metabólica.

Factores de riesgo para delirium

A pesar que no llega a ser determinante ya que en individuos con vulnerabilidad baja llegan a desarrollar delirium no cabe duda que las siguientes condiciones incrementan el riesgo de desarrollar delirium.

  • Edades extremas; niños y adultos mayores.
  • Múltiples problema médicos severos.
  • Salud deteriorada.
  • Trastornos hidroelectrolíticos.
  • Quemaduras severas.
  • Deterioro sensorial.
  • Demencia o deterioro cognitivo.

Factores precipitantes

Por otro lado tenemos aquellas condiciones donde se corre peligro de desarrollar delirium de forma abrupta y temprana.

  • Ingesta de fármacos con poder psicoactivo.
  • Patologías agudas.
  • Anestesia general.
  • Abstinencia sustancias como drogas y alcohol.
  • Inmovilización o restricciones físicas prolongadas.

Delirium o síndrome confusional

Cuadro clínico de delirium

El delirium se caracteriza por ser un cuadro abrupto de solo horas o días de evolución, los síntomas tienden a fluctuar en el transcurso del día, el paciente presenta dificultad para prestar atención presentándose en un estado de disminución del estado de conciencia.

Síntomas de delirium

  • Obnubilación con fluctuaciones entre un estado lucido.
  • Confusión.
  • Disminución de la capacidad de alerta y atención al entorno.
  • Desorientación en tiempo y espacio, el individuo no sabe que día u hora es y tampoco sabe en donde se encuentra.
  • Déficit de memoria.
  • Juicio alterado.
  • Alteraciones en la actividad psicomotora.
  • Inversión del ciclo sueño vigilia con empeoramiento vespertino.
  • Cursa con pensamiento incoherente.
  • Distorsión de la percepción.
  • Alteración del lenguaje.

Esta enfermedad llega a tener buen pronóstico, los síntomas llegan a ser transitorios y fluctuantes, en ocasiones pueden llegar a empeorar en la tarde y la noche, se espera que los mismos tengan una duración breve entre cuatro y siete días, teniendo una recuperación total a las cuatro semanas, a excepción de los adultos mayores donde su pronóstico es reservado.

Diagnóstico de delirium

Llegar al diagnóstico puede llegar a ser difícil ya que estos pacientes se encuentran medicamente enfermos, es necesario la historia clínica médica previa, destacando los fármacos utilizados en el pasado, traumatismos recientes, determinar si se ha abusado de sustancias ilegales o alcohol, si el paciente tiene alteraciones como la demencia, esta es una enfermedad que se llega a presentar en medicina interna, cirugía, obstetricia y UCI llegando a alcanzar un 15 a 30%.

Tratamiento del delirium

Se deben seguir una serie de pautas que van dirigidas a atacar la causa y tratar los síntomas.

Identificar la causa

Revertir la causa es el principal objetivo en el tratamiento para delirium ya que al tratar el trastorno subyacente garantizamos una recuperación óptima.

Asegurar los cuidados generales

  • Balance hidroelectrolítico.
  • Monitorizar signos vitales
  • Nutrición.
  • Cuidados adecuados.
  • Permitir las visitas frecuentes.

Control del ambiente

Mantener al paciente en un ambiente tranquilo y acogedor donde se sienta seguro, en el mismo debe haber relojes y calendarios a su alcance.

Tratamiento farmacológico

Se emplean medicamentos como el Haloperidol; este se recomienda en adultos mayores ya que posee menor toxicidad cardiaca, otros medicamentos que se usan tenemos la Olanzapina, la Risperidona y las benzodiacepinas, el tratamiento debe modificarse eventualmente disminuyendo las dosis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *