El papel de los riñones en nuestro cuerpo

A propósito de que en este mes se celebra el día mundial del riñón, hoy dedicaremos a informarte más acerca del tema. Lo fundamental es saber que es uno de los órganos vitales del cuerpo humano y que su papel es muy importante.

Tienen forma de judía y están localizados en la parte media de la espalda, justo debajo de la caja torácica. Es conocido por muchos como “maquinas de purificación”, ya que su objetivo es mantener la sangre limpia y químicamente equilibrada.

El papel de los riñones en nuestro cuerpo

Dolor de riñones

Los riñones a diario purifican alrededor de 200 litros de sangre para filtrar unos 2 litros de desechos y excesos de agua. Cuando el cuerpo toma lo que necesita de los alimentos envía los desechos a la sangre, desechos que salen de nuestro cuerpo en orina.

La filtración ocurre en pequeñas unidades colocadas dentro de los riñones llamadas nefronas. Cada riñón tiene alrededor de un millón de nefronas. En la nefrona, un glomérulo se entrelaza con un pequeño tubo colector de orina llamado túbulo. Aquí se produce un intercambio de sustancias químicas a medida que los desechos y el agua salen de la sangre y entran al sistema urinario.

 

Al principio, los túbulos reciben una mezcla de desechos y sustancias químicas que el cuerpo todavía puede utilizar. En todo este proceso los riñones miden las sustancias químicas, como el sodio, el fósforo y el potasio, y las envían de regreso a la sangre que las devuelve al cuerpo.

Las enfermedades renales más importantes

La mayoría de las enfermedades renales atacan los nefrones, lo que provoca que los riñones no puedan eliminar desechos. Las complicaciones más conocidas son: piedras en los riñones o cálculos renales, insuficiencia renal o enfermedad crónica de los riñones.

Las personas con mayor riesgo a estás enfermedades renales son aquellas con diabetes, por el deterioro de los vasos sanguíneos del cuerpo o por hipertensión, ya que tener la presión elevada obliga al corazón a esforzarse más, lo que a la larga daña los vasos sanguíneos.

Los síntomas comunes

  • Cambios de micción: fallos en la orina, ya sea que contenga sangre, que sea espumosa, el color , dificultad para orinar, etc.
  • Hinchazón.
  • Fatiga.
  • Náuseas y vómitos.
  • Erupción cutánea o picor.
  • Sabor metálico en la boca o aliento a amoníaco.
  • Falta de aliento.
  • Dolor en el costado y la pierna.

Tras conocer un poco acerca del proceso de purificación, de las enfermedades y síntomas, cabe destacar que día a día debemos tratar de cuidar cada uno de los órganos de nuestro cuerpo, evitando complicaciones o que luego sea demasiado tarde.

Cómo cuidar los riñones

Es recomendable el consumo adecuado del agua y evitar los refrescos o bebidas energizantes.
No consumir alimentos que han sido muy procesados.
Ir al baño cuando sea necesario.
El exceso de medicamentos puede afectar negativamente los riñones.
Dentro de la buena alimentación incluir: apio, berro, calabaza, pepinos, patatas, papaya, plátano, perejil, sandia, legumbres y semillas. Todas las anteriormente mencionadas ayudan a que nuestros riñones sean saludables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *