Con la llegada de la primavera las alarmas comienzan a sonar, dado que se trata de una época del año en la cual es habitual que se produzcan infecciones respiratorias. Estas se llevan a cabo debido a los microorganismos, como virus, que circulan libremente por el exterior, y que pueden beneficiarse del entorno para contagiar a las personas.

Las infecciones respiratorias se pueden contagiar al liberarse partículas virales a través de estornudos o tos, respirándolas o por un contacto físico que derive hacia partes sensibles del cuerpo, como los ojos o la boca. Pueden afectar a personas de todas las edades y se tiene que tener un cuidado especial para que no las sufran los niños, dado que pueden ser muy sensibles a ellas.

Infección-respiratoria

Para poder evitar las infecciones respiratorias es fundamental tener en cuenta una serie de pautas y consejos. Resulta imprescindible contar con precaución debido a los cambios de temperatura, dado que en esta época del año resultan demasiado bruscos. El tiempo es inestable y puede pasar tan pronto de proporcionar un espléndido día de primavera a bañar el día y la noche con una ola de frío que produzca contrastes poco deseables.

Para no encontrarse en un apuro debido a esta situación, es importante estar siempre alerta acerca de la temperatura que se encontrará al salir de casa. También es recomendable que se eviten los cambios drásticos a lo largo del día entre frío y calor, ya que de ocurrir esto la mucosidad se generará de forma constante en nuestro sistema respiratorio y esto evitará que las defensas protejan de la entrada de posibles focos de infección que puedan dar lugar a contraer EPOC.

En el hogar hay algunos consejos que deben recordarse, como evitar el humo de forma preferente, sobre todo en el caso de compartir la instancia con niños y personas que no tengan costumbre de fumar. También hay que tener la casa bien ventilada. Pero más importante resulta gestionar la calefacción de una manera adecuada y asegurar siempre un alto nivel de limpieza. En el caso de las instalaciones de aire acondicionado por conductos, nunca hay que olvidar la gran importancia que existe en limpiar el sistema de una manera habitual.

Solo una buena limpieza asegurará que no podrán aparecer bacterias ni virus y esto mantendrá segura y sana a la familia, dado que estos componentes nocivos pueden aprovecharse de un aire acondicionado sucio para extenderse por todo el hogar.