Remedios caseros para curar el herpes genital

El herpes genital o herpes simplex II es una infección viral caracterizada por llagas. Su contagio se produce con el contacto de la piel, a través de relaciones sexuales orales o genitales, con alguien que esté infectado.

Remedios caseros para curar el herpes genital

1: Poner hielo picado dentro de una bolsa de plástico y envolverla en un paño o tela de sábana (no se recomienda una toalla de felpa, ya que es demasiado gruesa para transmitir efectivamente el frío). Luego, aplicar esta bolsa directamente sobre el área cuando aparecen los primeros síntomas de ardor o picazón. Mantenerla allí por 15 minutos. Aplicar varias veces durante el día.

2: Aplicar dos cucharadas de harina de arroz o maicena sobre el área afectada para reducir la picazón. Repetir varias veces al día durante varios días.

3: Tomar un baño de asiento caliente por aproximadamente 10 minutos tres veces al día para acelerar el proceso de secar las llagas. Al terminar el baño, seque la zona con un secador de pelo, con aire tibio o frío, no caliente. Esta acción resulta calmante y, tal vez, acelera el proceso de resecar las llagas.

Remedios caseros para curar el herpes genital

4: Empapar dos pedazos de franela con una taza de aceite de ricino, luego se debe colocar sobre el estómago y cubrirlo con plástico. Luego, aplicar, por una hora, una almohadilla eléctrica calefactora. Se aplica varias veces al día cuando aparece un ataque de herpes.

5: Hervir dos cucharadas de té negro en una taza de agua por 10 minutos. Luego, se retira del fuego y se deja refrescar. Aplicar directamente la infusión sobre las llagas lo cual ayudará a calmar el ardor. Otra forma alternativa es usar dos bolsas de té negro mojadas y frías y aplicarlas directamente sobre las áreas afectadas.

6: Verter 2 cucharadas de malvavisco en una taza de agua que esté hirviendo. Tapar y dejar refrescar. Aplicar esta preparación, mediante una compresa, sobre el área lesionada. Después, extender un poco de aceite de oliva por las lesiones. Este remedio sirve para aliviar picor y el escozor de este tipo de herpes.

7: Hervir un puñado de hojas de bardana frescas, previamente lavadas, en un litro de agua durante con esta infusión varias veces al día.

8: Abrir una penca u hoja de aloe vera o sábila por la mitad y extraer el gel que contiene. Aplicar, mediante un bastón de algodón, sobre el área afectada. Dejar que se seque y después limpiar con un paño empapado en agua tibia. Realizar este remedio varias veces al día por 4 día seguidos. Esta planta facilita la pronta curación de las heridas y alivia el dolor causado por este tipo de herpes.

9: Mezclar 1 cucharada de raíz de regaliz en polvo con 1/2 cucharada de agua hasta forma una pasta. Colocar, mediante un bastón de algodón, sobre el área afectada y dejar puesta por 3 horas y luego enjuagar con agua tibia. Realizar este remedio 3 veces al día hasta que el brote se haya curado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *