aromaterapia

¿Qué es la aromaterapia?

La aromaterapia consiste en el uso de extractos de plantas naturales en forma de aceites esenciales, hidrosoles y aceites portadores, que tienen como finalidad sanar el cuerpo, la mente y el alma. La idea es hallar el equilibrio y armonía de la salud emocional, física y espiritual mediante el uso de dichos extractos.

La aromaterapia mayormente es descrita como el arte y la ciencia que utiliza las propiedades de las plantas y aceites, y las fusiona para crear mezclas exitosas que se pueden aplicar vía tópica o por y por inhalación.

En sí, es una rama de la medicina aromática y, por supuesto, las técnicas pueden ser empleadas por profesionales calificados para hacer mezclas y tinturas que ayuden a la sanación general del paciente. Pero también forma parte de la fitoterapia (terapia con plantas); la finalidad de esta práctica es inducir la relajación y encontrar el equilibrio de la mente, cuerpo y espíritu.

 

Antecedentes de la aromaterapia

La aromaterapia se practica desde tiempos milenarios. Se han usado las plantas aromáticas para perfumar y curar, al tiempo que se han extraído sus aceites infundios, destilados y extractos completos para  una función espiritual curativa.

En el antiguo Egipto aplicaban la aromaterapia de a modo de veneración religiosa, mientras que en Roma destacaban el olor como un símbolo de estatus. Quienes usaban lavanda y rosa eran parte de los grupos de la alta sociedad.

No obstante, el término se originó gracias al perfumista y químico francés René-Maurice Gattefossé, quien es conocido por su mano quemada que fue sanada tras sumergirla en una tina de lavanda.

 

¿Cómo funciona la aromaterapia?

De acuerdo a los expertos en el tema, esta práctica activa los receptores del olfato, que luego “envían mensajes” al cerebro por medio del sistema nervio. Luego reacciona el sistema límbico y pueden impactar en el hipotálamo.

Como hemos dicho, la aromaterapia funciona por inhalación o por aplicación tópica. Pero, para explicar mejor, vamos a desglosar los procesos a continuación.

Inhalación

En este modo de aplicación los aceites se evaporan al aire mediante un recipiente difusor de la esencia, que luego se inhala, por ejemplo, en un baño de vapor. Los aceites de la aromaterapia no solo brindan una sensación de paz y un olor agradable, sino que también puede descongestiona y desinfectar las vías respiratorias.

La inhalación de aceites esenciales ayuda estimular el sistema respiratorio para conectarlo con el cerebro y los pulmones. También impacta en la frecuencia cardíaca, la presión arterial; las estabiliza para generar un estado libre de estrés.

Aplicación tópica

En este caso, la aplicación se da por medio de masajes, productos de baño y de cuidados de la piel. El cuerpo absorbe estos elementos y, de esa forma, influye en la mejora de la circulación al tiempo que la piel succiona todas las bondades.

Los aceites más comunes para la aplicación tópica son el aceite de almendras dulces o el aceite de oliva.

Beneficios de la aromaterapia

  • Alivia el estrés, la ansiedad y ayuda a combatir la depresión.
  • Da una sensación de relajación.
  • Mejorar el sueño.
  • Combate las bacterias en la piel.
  • Calma algunos de los efectos secundarios del tratamiento del cáncer, como náuseas y dolor corporal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.